Imán para reclutadores ¡Descubre como!

Actualizado: 2 feb 2021

Cuando nos encontramos en búsqueda activa de trabajo, solemos pensar que entre más rápido obtengamos un empleo es mucho mejor. Este error nos puede costar varias buenas oportunidades. En nuestra naturaleza más primitiva está arraigado que “Evitar dolor es más importante que el deseo de ganar”. Si bien, no siempre contamos un tiempo holgado para poder replantar nuestra postura y descubrir que significa ganar para nosotros, es necesario reorientar nuestra brújula en el sentido de “mejorar” nuestro entorno para encontrar un trabajo mejor. Independientemente de la razón de la ruptura laboral anterior siempre debemos aspirar a encontrar mejoras en nuestro próximo empleo.


En lo que refiere a mejoras, no necesariamente me refiero a Salario, Prestaciones, Flexibilidad, Cercanía a tu domicilio, etc. ¿O sí? Esto dependerá de la experiencia y objetivo que tengas en mente alcanzar, quizá mejores oportunidades de carrera, aun cuando tengas que sacrificar un poco el sueldo a corto plazo, un mejor ambiente laboral, sacrificando la distancia, oportunidad de desarrollar fluidez en otros idiomas, sacrificando jerarquía laboral. Lo importante es que tengas claro que es lo que quieres mejorar en tu siguiente empleo, y lo que NO estás dispuesto a sacrificar, teniendo esto claro también tú sabrás que preguntas clave hacer durante el proceso de reclutamiento y no toparte con pared cuando ya estés dentro.


Curriculum actualizado y atractivo

No hay nada peor para un reclutador que encontrar al candidato perfecto y que su número de teléfono, correo o medios de contacto estén desactualizados. Parece algo básico pero siempre que cambies de número de teléfono o correo electrónico asegúrate que estén al día en tu redes laborales (OCC, Linked in, Computrabajo, etc) independientemente si no estás en búsqueda activa el expertice que vas ganando día a día incrementa tu valor en el mercado, aunque no necesariamente apliques a todas las vacante


s, te sirve como termómetro para tener contexto del valor de tu trabajo en el mercado.


Habilidades: aquí entran todas aquellas habilidades técnicas que te puedan diferenciar. Algún software, maquinaría, certificación o curso que sean valiosas para el trabajo que estas buscando.


Los reclutadores tendemos a usar palabras clave que nos ayudan a maximizar las búsquedas y encontrar las habilidades marcadas en la descripción de puesto solicitada para la vacante. Ejemplo si estamos buscando un candidato para Cadena de Suministro, siete años de experiencia, manejo de personal, ramo automotriz y certificación APICS* ¿Cuál crees que sería la palabra clave principal? Si, bien todos los requerimientos previamente descritos son importantes la palabra clave siempre será la que engloba la habilidad más técnica y de ahí ir descartando de acuerdo al perfil solicitado.

*APICS: es la principal Organización Profesional dedicada a expandir el conocimiento y la práctica de Supply Chain Management, operaciones y logística.


Curriculum de impacto: ¿Cuántos de nosotros hemos cambiado el formato de nuestro CV después obtener nuestro primer empleo? Si nuestras habilidades, experiencia y formación van cambiando ¿Por qué nuestro CV no debería hacerlo? Ir removiendo información innecesaria e incorporar la importante ayudará a que nuestro CV no se vea empolvado. Nuestro Curriculum tanto de manera visual como en contenido debemos analizarlo al menos cada que estemos en búsqueda activa de empleo.

Hoy en día hay paginas muy amigables con plantillas ya elaboradas que facilitan la elaboración del mismo sin necesidad de invertir mucho tiempo; una buena opción y de manera gratuita es CANVA.


Fotografía: antes de colocar una fotografía en tu CV haz una revisión en otras plataformas de profesionistas ya sea en Linkein in o en plantillas como CANVA. Esto te dará contexto si realmente la foto que estas colocando muestra lo que quieres transmitir. Si aun viendo algunos ejemplos no estás seguro, pregunta a colegas o amigos que estén dentro del mismo ambiente laboral para tener referencia.


Trata de ser lo más concreto posible, tu curriculum no debería de sobrepasar de dos hojas (siendo este ya extenso). Si no quieres ser descartado porque tu información clave se pierda entre tanto texto, se especifico. Deja un toque de misterio para la entrevista. Ejemplo se requiere saber que tienes certificación APICS; NO desde cuando lo tienes, en que proyectos de A a Z, temario y resumen ejecutivo.


Menciona tus logros medibles, si bien la idea del punto anterior es quitar la información no necesaria, algo que impacta en un CV es mencionar que valor agregado diste durante tu estancia en cierto empleo; ejemplo: Incrementar las ventas de un 5% a un 10% en 3 años, reducción de inventarios en un 40%, reducción de quejas de cliente en un 40% etc. Recuerda que esa información será la cereza del pastel, pero te pedirán un poco más de datos durante la entrevista, así que asegúrate de que sea real y, cuales fueron tus métricas y acciones para alcanzar ese resultado.

Ten en cuenta que tu primer contacto siempre será una persona de Recursos Humanos, la cual tiene un contexto muy genérico de las habilidades técnicas requeridas. Si hay alguna duda muy específica sobre la maquinaría, equipo o software deberás esperar a la entrevista con el área solicitante, usualmente es hasta la segunda ronda.


Muestra interés

Cuando se está en un proceso de reclutamiento y el candidato no muestra interés, puede quedar descartado del proceso. Habrá excepciones en las cuales la empresa hará su mayor esfuerzo por retener al candidato, si estos son limitados. Caso contrario si hay varios candidatos en contienda y tú eres el único que no muestra interés en la misma.


Entrevista

Muestra disposición y apertura para atender la entrevista, usualmente se trata de ajustar en un horario que convenga a ambas partes, sin embargo usualmente la empresa da las alternativas, elige un horario en el que te asegures de estar puntual.

Para este punto en particular hablaremos un poco más detalle próximamente.


Dentro del ambiente laboral hay una herramienta de red de contactos entre reclutadores la cual se le llama comúnmente “Intercambio de cartera” en la cual, candidatos que no fueron viables para la empresa son recomendados por los mismos reclutadores para otras empresas, así que siempre se amable incluso cuando te pudieran haber descartado de algún proceso, no sabes cuando la balanza se vuelva girar para tu lado.


¡Éxito!

59 visualizaciones0 comentarios
  • Facebook