Los “NO” de una entrevista de trabajo


Se dice que no hay segundas oportunidades si hablamos de una buena impresión. Y aun más cuando hablamos en términos laborales.


La primera impresión no solo se refiere a la parte presencial sino desde el primer contacto con la empresa, ya sea incluso una llamada.


Cuando tenemos un lapso de tiempo tan reducido para crear una buena imagen, sentimos que la presión se vuelve más intensa, sin embargo hay ciertos tips que nos pueden ayudar a dar una buena impresión desde el primer contacto con la empresa. Te comparto algunos de los puntos más comunes a tomar en cuenta.


Contacto Telefónico:

En caso de que la entrevista sea por ese medio asegúrate de estar en un lugar con poco ruido y sin interrupciones. Si no quieres que el ruido periférico protagonice tu entrevista y desvié la atención, asegúrate de que no haya ruido exterior que imposibilite la comunicación. En caso de que sea imposible en ese momento, es válido solicitar devolver la llamada en determinado tiempo.


Hablar con claridad: en estos días cuando la comunicación remota se vuelve cada vez más cotidiana, la importancia de hablar correctamente se vuelve esencial. Hablar a un volumen y rapidez adecuada, es primordial para el entendimiento de ambas partes. Si tus colegas, amigos o familiares te han mencionado tener alguno de estos problemas, se consiente cuando tengas comunicación por este medio y si es necesario asegurarte de la comprensión del receptor.


Presencial

Puntualidad; incluso antes de que llegues a una entrevista tu hora de llegada dirá mucho de ti. Asegúrate de medir bien los tiempos de traslado, así como si tendrás que buscar lugar de estacionamiento o hay que trasladarse entre elevadores y corredizos. Estos pequeños imprevistos pueden mermar tu tiempo de llegada, así que siempre contempla un tiempo adicional incluso para tomar un poco de aire y relajarte un par de minutos antes de que llegues a la cita.


Lenguaje corporal

Si bien no todo el mundo es experto en este campo, hay factores que podrían perjudicarte sino estas atento a ellos. Incluso algunos de los puntos anteriores ya están hablando intrínsecamente de lenguaje corporal.

Ejemplo:

Volumen de voz muy bajo se puede interpretar como inseguridad o timidez (imagínate esto en un perfil para ventas).

Hablar excesivamente rápido, puede interpretarse como nerviosismo.

Sentarse con una mala postura, dependiendo de qué postura, puede interpretarse como aburrimiento, desinterés, inseguridad, nerviosismo o intranquilidad.


Ropa y accesorios

Primero que nada asegúrate de ir vestido para la ocasión ósea para el puesto que estas aplicando y segundo que estés cómodo. Personalmente me ha tocado recibir candidatos que no toman en cuenta estos factores al momento de elegir correctamente su presentación, ejemplo; una vez una candidata llego con una falda extremadamente entubada y con tacones demasiado altos (los cuales se notaba no estaba acostumbrada a usar), la entrevista fue en un segundo piso, así que ya se imaginaran la odisea que fue para ella subir algunos escalones con poca movilidad por su falda y adicional los tacones, al final se sintió muy incómoda por llegar sudada y haber tomado tanto tiempo en subir las escaleras.

Un ejemplo de un candidato fue que llego excesivamente perfumado, al momento de pasarlo con el Gerente, este ultimo tuvo que salir a tomar aire a mitad de la entrevista porque el olor lo mareo, ya que su oficina era muy pequeña.


Acaparar la entrevista: recuerda quien tiene el rol moderador en la entrevista, hay candidatos que empiezan a dominarla y es complicado poder evaluar sus aptitudes si juega el rol de entrevistador. Fíjate que es lo que se te está preguntando y responde concretamente sin perderte en la historia o jugar un rol demasiado dominante.

Piensa en tres palabras en concreto cuando se te pida describir algún problema que enfrentaste en el pasado: Situación, Reacción/ Acción, Resultado. Estos tres cuadrantes son los que ayudan a evaluar competencias de los candidatos, sino eres capaz de realizar el planeamiento de cualquiera de los 3 o te pierdes en el desarrollo será imposible detectar si tienes la competencia que se está tratando de evaluar.


Hablar mal de tus empleos anteriores: por muy mala que haya sido tu experiencia en el pasado, tratada de enfocar tus comentarios hacia cosas positivas, aun cuando hayas tenido una mala experiencia. Ejemplo no es lo mismo decir: “Tenia un pésimo líder” a decir “Mi líder era un tanto retador” al igual que la forma en que lo dices. Recuerda que “De la abundancia de tu corazón habla tu boca” céntrate en las experiencias buenas, de las que aprendiste y te ayudaron a crecer, eso denotará una buena actitud y un pensamiento optimista. Finalmente ¿A quién le gusta trabajar con personas negativas y que se estén quejando todo el tiempo?


¡Éxito!

30 visualizaciones0 comentarios
  • Facebook